Stratonef H22

Web no oficial sin ánimo de lucro. Todas las imágenes son propiedad de Hergé/Moulinsart.

jueves, 26 de enero de 2012

Hergé collectionneur d'art

Portada del libro Hergé collectionneur d'art.

El año 1973, André Soupart, fotógrafo, tuvo la oportunidad de hacer un excepcional reportaje fotográfico. Hergé, cosa rara, se prestó a recibir en su propia casa a Soupart y Luc Monheim, un joven cineasta. El motivo era un reportaje sobre Hergé y su colección de arte. Dedicaron un día entero al asunto, charlando y tomando instantáneas de Hergé y sus piezas. Soupart fotografiaba mientras Monheim grababa en un magnetófono la charla. Pero ocurrió un descuido imperdonable. Monheim perdió la cinta que contenía todas las impresiones de Hergé y el reportaje se fue al garete. Obviamente, las fotos solas no tenían (por aquel entonces) especial interés, así que Soupart guardó las tomas en un cajón…y ahí quedaron olvidadas durante más de treinta años (ni siquiera Hergé llegó a verlas jamás).

Hergé, con un cuadro de Dewasne.

Afortunadamente, esas fotografías fueron recuperadas el año 2006 en el libro que nos ocupa. Es un placer escudriñar con la mirada las tomas, observando ya no solo las piezas de Hergé, sino el mobiliario de las habitaciones. Estamos en casa del mito, y podemos ver, en un segundo plano, las cortinas, puertas, mesas de su casa… ¡e incluso a su gato! Y por supuesto las obras de arte que tanto admiraba. Destaca en el libro, para el tintinófilo menos interesado en el arte, una sala repleta de objetos relacionados con Tintín: el cetro de Ottokar, el caballero de Hadoque, reproducciones de Tintín, la maqueta del cohete lunar…

El libro es un álbum de fotos, nada más…y nada menos. Se acompañan unos textos de Pierre Sterckx para darle algo de contenido al libro.


FICHA TÉCNICA:

Hergé collectionneur d'art, Pierre Sterckx, André Soupart

Editor: La Renaissance du Livre (2006)

Dimensiones: 23 X 17

Páginas: 84

Idioma: Francés

ISBN: 2-87415-668-x


video

martes, 24 de enero de 2012

La plancha Bidon

Jacques Martin sostiene la plancha Bidon.

Empiezan a estar hartos.
1965, Astérix  toma la delantera. A razón de dos álbumes anuales, con una tirada de más de un millón de ejemplares, el protagonismo del héroe galo amenaza con eclipsar a Tintín. Y ellos allí, parados, redibujando antiguos álbumes y sin visos de sacar nuevas aventuras cuatro años después de Las joyas de la Castafiore. Bob de Moor, un jovial flamenco de 1,88, lo lleva con resignación. Pero Jacques Martin es un volcán, un temperamento fuerte y llama a la rebelión. Martin persuade a Bob de que uniendo su talento son perfectamente capaces de sacar esto adelante. No necesitan a Hergé, pueden hacerlo sin él.
Hergé lleva no se sabe cuanto tiempo preparando la trama y los esbozos de Tintín y los Bigotudos (que a la postre resultará ser Tintín y los Pícaros ). Los dos colaboradores entran de hurtadillas en el despacho del jefe, de vacaciones en Suiza, y hojean el dossier de preparación. Elijen la tercera plancha de una de las múltiples versiones. Aparecen Tintín, Haddock, los exteriores de un aeropuerto y el interior del avión. La plancha tiene de todo para que los colaboradores se luzcan y demuestren de lo que son capaces

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Martin y de Moor, partiendo de los primarios bocetos de Hergé, hacen los esbozos y el pasado a tinta, respetando en todo momento la composición del maestro. El resultado final es impecable. Dejan la plancha encima de la mesa del despacho de Hergé…y sin mediar palabra vuelven a su actividad cotidiana.
Hergé vuelve de vacaciones. Está pletórico. Comenta el viaje en la oficina y se preocupa por el estado de todos sus ayudantes. El viaje a Suiza le ha sentado realmente bien. Silbando, se dirige hacía su despacho. Al cerrar la puerta y girarse da de bruces con la plancha.
No puede reprimir un “Dios mío, cabrones…”


Plancha realizada por Jacques Martin y Bob de Moor.

Hergé está fuera de sí, pero durante días no hace ningún comentario. El primero en ser llamado al despacho es Leloup. Es el encargado de dibujar los aviones, pero el autor de Yoko Tsuno le asegura que él no ha tenido nada que ver en esto. Seguramente el cuerpo le pide a Hergé despedir inmediatamente a sus dos mejores colaboradores…pero es demasiado inteligente para eso. Y lo reviste todo como si fuera una broma. Audaz como el sólo, en una prueba de fortaleza, incluso permite su publicación en el semanario suizo L’Ilustre. Le da la vuelta a la tortilla, y la plancha se convierte en la prueba de que Tintín, más allá del dibujo, tiene un alma insustituible, que es él.

"Podría perfectamente producir en cantidades industriales: tengo unos colaboradores absolutamente capaces de mantener un ritmo intenso,  sin que la calidad de los dibujos se resienta en lo más mínimo. Pues bien, no lo hago. Tengo tres o cuatro guiones que esperan, pero ninguno responde todavía a algo profundo en mí."

Una jugada maestra.

sábado, 7 de enero de 2012

Tintin Noir sur Blanc

Tintin Noir sur Blanc


Empezamos el año con nuevas propuestas. Creamos en Stratonef H22 un nuevo apartado, “Bibliografía”. Se pretende dar rigurosas reseñas sobre la vasta bibliografía tintinófila, para que sean de ayuda al aficionado  que no las posee, y también para que el que sí dé su valoración. Así pues, de tanto en tanto daremos cumplida reseña de un libro, a fin de tener, con el paso del tiempo, un apartado “Bibliografía” potente,  que personalmente he echado un poco en falta en la red.
Tintin Noir sur Blanc era hasta hace poco un libro agotado y descatalogado. Afortunadamente, hace escasos meses, Casterman ha sacado al mercado una nueva tirada (2011). El autor, Marcel Wilmet, nos propone un recorrido por las diversas y variopintas ediciones de los nueve primeros episodios, esto es, los publicados en blanco y negro.

Índice de contenidos del libro.

Tal vez sea este un libro dirigido a coleccionistas, pero también es un libro muy disfrutable para los que no lo son. No deja de ser curioso ver las  diferencias entre diversas ediciones de un mismo título. Las más llamativas son las de las portadas. Colores diferentes, detalles que aparecen y desaparecen entre ediciones, haciendo que se dispare la cotización de la edición de un año en concreto. El color del lomo o las leyendas de la hoja de presentación, son otras de las curiosas variedades con las que podemos recrearnos en este libro.
El nivel de rigor en los datos es ejemplar. Incluso tenemos tablas con el número de álbumes que se pusieron en circulación. O una valoración que llega hasta las 5 estrellas para indicar el nivel de rareza de la edición.




Rarezas del álbum  La Isla Negra.






FICHA TÉCNICA:

Tintin Noir sur Blanc, Marcel Wilmet

Editor: CASTERMAN (2011)

Dimensiones: 15 x 22.

Páginas: 128.

Idioma: Francés.

ISBN: 2203017791






video