Stratonef H22

Web no oficial sin ánimo de lucro. Todas las imágenes son propiedad de Hergé/Moulinsart.

domingo, 16 de octubre de 2011

Love Story

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Si de algo puedo presumir es de la calidad de los comentaristas de este blog. A raíz del tema de los guiños en la obra de Hergé, el amigo Hugo primero, y David después (ver los comentarios de la entrada ¿Spalding?) me señalaron lo que, a día de hoy, me parece el guiño de los guiños, ya que abarca varios álbumes de las aventuras de Tintín. Todo el mérito y agradecimiento pues, primero a Hugo, que hizo notar que la mujer del autobús que aparece en Asunto reaparecía en Tíbet, y a David después, que lo remató con la viñeta de Stock.

El tema es el siguiente: en El Asunto Tornasol tenemos a dos pasajeros, un hombre y una mujer, que han coincidido de manera fortuita en una pareja de asientos.

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Ellos no se conocen. Lo sabemos por la caballerosa manera con que él le dirige la palabra a ella. Además, podemos ver en viñetas posteriores como salen del autobús por separado.

Unas páginas después coinciden en el entreacto de una ópera y se miran fijamente, a sabiendas de que ese reencuentro no puede ser casualidad, y que tal vez el destino les está haciendo llegar un mensaje (nótese que ella es más alta que él, lo que le da una vis más cómica al asunto).


Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Y parece que aquí termina la cosa. Pero vamos al siguiente álbum, Stock de Coque. En la primera página, vemos como Tintín y Haddock salen del cine. Y entre los espectadores vemos una pareja familiar…

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Ella más alta, con su sombrero, abrigo rosa…solo le faltan las gafas, que se ha quitado sin duda por coquetería. Parece que es una bonita historia con final feliz. Pero…

Siguiente álbum, Tintín en el Tíbet. Vemos salir del aeropuerto a esa misma señora, con su sombrero y abrigo rosa en el brazo. Pero la viñeta se interrumpe, y no sabemos si va sola como antaño, o sigue con su nueva pareja.


Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Mala señal que vuelva a llevar las gafas...

19 comentarios:

  1. ... y comieron perdices.
    Buena vista, compañeros, buena vista.
    En la última viñeta solo caben dos posibilidades: o un viaje del IMSERSO o el viaje de bodas. Apuesto por lo segundo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sólo por lo divertido de comentarlo, merece la pena encontrar cosas así. Pero yo no tendría miedo de que nustra pareja se hubiera separado, Hergé nos los habría mostrado en sitios dispares. Además, sólo por polemizar, no creo que sea la dama del Tíbet, a no ser que se haya operado de la nariz, donde mejor se la ve (con su nariz)es en un primer plano cuando Tintín ofrece champán a los zulúes que Borduria les impone.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
  3. Mi opinión es que el guiño se limita solamente a los dos "encuentros" en Asunto. En los demás, creo que a pesar de su parecido, no se trata de la misma persona. Hergé solía "repetir" a sus personajes secundarios... ¿¿o es que esta señora no se da un aire a la Sra. Snowball de Los Cigarros del Faraón??

    Felicidades a Hugo y a David por la observación, y a Scardanelli por éste blog, todas las entradas son curiosísimas y muy interesantes.

    Un abrazo,

    Havilland.

    ResponderEliminar
  4. De la de Tíbet tengo dudas...de la de Stock no. Es como el caso Spalding. Todo sucede en pocas páginas, las últimas de Asunto y la primera de Stock. Muchas gracias Havilland por participar, y a David por sus interesantes aportes. Y gracias también a Zafiret, y quien me alegro especialmente de ver por aquí.

    Un abrazo a los tres!

    ResponderEliminar
  5. Sí que se parece a la Snowball, Havilland, pero el caso es que en Stock, no es sólo ella, es la pareja; en realidad llevo un montón de años convencido de que Hergé contó intencionadamente esa pequeña historia, de ahí eso tan pretencioso, pero muy acertado del "Universo de Tintín". Además, también se parecen a los dueños de Tchang, el perro pequinés en el hotel suizo de Tíbet, pero, aunque ella podría ser la misma, él sólo se da un aire (y ella no parece tan casquivana ...).
    Estas charlas son muy divertidas,
    Saludos, David

    ResponderEliminar
  6. Si, para los secundarios Hergé jugaba con un abanico de prototipos que utiliza a lo largo de casi todas las aventuras, de ahí los parecidos y semejanzas.

    Un placer conversar con todos,

    Havilland.

    ResponderEliminar
  7. Ahora me he quedado de piedra...Mirad la página 23 de Arte-Alfa. En la viñeta central, al lado de los Dupondt, entre el público. ¿No son estos dos de los que hablamos? Empiezo a pensar que esto era algo más que un guiño. Una broma interna de Hergé, o vete tú a saber. Miradlo por favor, y decidme que opináis jajaja.

    Lo dicho, es un placer comentar estas cosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ciertamente es un placer, tanto la entrada como los comentarios, se diría que el universo de Tintín es realmente infinito!

    De todas maneras, yo también pienso que la mujer del Tíbet es otra ...

    Un saludo!

    Llamp Beneït

    ResponderEliminar
  9. Podrían ser, pero a mí ella me recuerda más a la del Tíbet (es un asunto de narices). En cualquier caso, si pensamos en la Snowball, ha llegado hasta el final.
    Saludos,
    David

    ResponderEliminar
  10. Una de las mejores entradas de tu blog. Una delicia de documentación y observación, gracias a Hugo y a David por darte pié, pero gracias a ti por ponerlo en orden y explicarlo tan bien.

    Yo también me apunto a que la del Tibet no es la misma dama, esa nariz es muy chata...;)

    Un abrazo,

    ArteAlfa

    ResponderEliminar
  11. Acabo de mirar la página 23 de Arte-Alfa y ciertamente parece nuestra pareja, aunque la nariz de ella también parece diferente. ¿Quizás se hizo la cirugía estética y se arregló la nariz? Es muy casual que las dos últimas veces en las que aparece muestre una nariz diferente ...

    Un saludo,

    Llamp Beneït

    ResponderEliminar
  12. No descartemos lo de la cirugía. Os recuerdo que, en Arte-Alfa, Akass era Rastapopoulos con la cirugía estética en la nariz. Vamos, que el tema estaba ahí candente jajaja.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  13. Buenisima entrada Scardanelli. Buen ojo el de los compañeros :)Lo de la página 23 de artealfa es cierto, parecen los mismos personajes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. y a esa señora, aún se le ve en una viñeta más en el asunto tornasol, cenando al lado de nuestros amigos vigilados por la policia.
    Y juraría, pero no me hagais mucho caso, que en objetivo a la luna, en las primeras viñetas sale alguién conocido, me fije, que casi siempre, que saca a figurantes repetidos, lo suele hacer en un aeropuerto o subidos ya al avión... ¿quizás de ahí intentó hacer esa aventura en el aeropuerto? quién lo sabe.
    Muy buena entrada scardanelli.

    ResponderEliminar
  15. Es interesante el tema de los figurantes. No es sencillo saber si son casualidades, o juegos del autor. Sea como sea, me parece divertido que nos fijemos en estas cosas. Ares y Hugo, muchas gracias por participar.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  16. y ahora me vino a la mente, la señora Laijot, tiene muchisimo parecido con esta figurante. Es, la secretaria que esta un poco sorda que sale en el arte alfa. Puede que sea ella, aunque es echarle mucha imaginación.

    ResponderEliminar
  17. Es cierto Hugo, la primera entrada de este blog fue sobre la señora Laijot. Tal vez, el personaje de la página 23 es la señora Laijot.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, mira también primeras viñetas de El secreto del Unicornio, en el mercado...

    ResponderEliminar
  19. ¿La tercera viñeta? Ella es morena y más alta que él. ¿O te refieres a otro dibujo? Hay mucha gente en ese mercado jajaja. Están Aristides Filoselle o Van Melkebeke, que era masón y aparece con un libro abierto, símbolo de la masonería. Extiendete amigo Almarture...

    Un saludo y gracias por participar.

    ResponderEliminar