Stratonef H22

Web no oficial sin ánimo de lucro. Todas las imágenes son propiedad de Hergé/Moulinsart.

sábado, 18 de mayo de 2013

Hasta siempre

© Hergé/Moulinsart 2013.

Era cuestión de tiempo. Tarde o temprano tenía que pasar. Llegó el día D, ese día en que Moulinsart SA, la gestora de los derechos de Tintín, llama a tu puerta.

No quiero dramatizar ni polemizar de forma gratuita. Moulinsart NO me invita a abandonar este blog. Es una decisión mía y solo mía. La misiva que he recibido es cordial e incluso denota cierto afecto y respeto por este espacio. No me tiran de las orejas ni nada por el estilo. Es más, se me invita, cosa que agradezco, a registrar este blog de manera formal y pasar a formar parte de las webs (más o menos) oficiales, aceptadas (controladas) por Moulinsart. Nada que objetar.

Solo quiero decir algo. Una cosa. Una sensación. No hablo de realidades, sino de una sensación mía. Puedo estar equivocado, no sé como son las cosas, pero sí sé como las siento yo. Lo que yo siento es lo siguiente: no me gano la vida con esto. Yo no como de esto. Este espacio me cuesta horas, trabajo, lecturas en una lengua que no siempre entiendo...¿Y todo esto para qué? Para promocionar, para dar vida (desde la modestia, por supuesto), a un personaje que no es mi negocio. Si yo tuviera los derechos del personaje, a los bloggeros como yo (y me está mal decirlo) les daría las gracias por difundir la obra de Hergé, por darle vida poniendo su granito de arena y,  tal vez, tal vez, hasta les pediría su dirección para enviarles un detalle, una postal, un librito, una figurita de pvc.

Lo que he recibido es un PDF lleno de normas.

Como he dicho más arriba, no quiero dramatizar ni caer en el victimismo. Otra persona no le daría mayor importancia a esto. O incluso se sentiría halagado. En realidad, si tuviera muchas ganas de seguir, pues seguiría. Pero no tengo ganas de leerme toda esa parrafada de PDF. Ni de colgarlo a través de un link en la web. Ni tengo ganas de imprimirmelo. Ni de enviar una copia firmada a Bruselas. Ni de registrar este blog. Ni de ponerme a medir los píxels de las imágenes en blanco y negro, para saber si tienen las medidas adecuadas.

Mi respuesta a Moulinsart ha sido que este es el último post que os escribo, para despedir este espacio. Me han recalcado que no es necesario, y que de seguir con la línea actual no voy a tener ningún problema con ellos. Pero espero que entendáis la metáfora de la imágen, de la viñeta que acompaña a esta entrada.

Empezaba a notar un cierto desgaste después de más de dos años. Hacer las entradas de este blog no es fácil. Se trata (se trataba) de aportar algo a una audiencia como vosotros que está lejos de ser novícia. Me animó a seguir el contínuo crecimiento de visitas que veía, así como la cantidad y calidad de vuestros comentarios. Pero cuando alguien tiene dudas, cuando alguien está un poco cansado, estas cosas son la excusa definitiva para dejarlo.

Poco más que decir. Como he dicho anteriormente, este espacio no será borrado de la web, será respetado. Queda, eso sí,  reducido al rango de recuerdo, de destello de los grandes ratos que hemos pasado por aquí. Daros las gracias a todos por no haber permitido casi nunca que una entrada quedara sin comentarios, habéis sido muy generosos.

Muchas gracias por todo, ha sido un placer. Hasta otra.




Jordi J. Gran - Scardanelli.



viernes, 26 de abril de 2013

Hergé, nous dirait même plus...



La primavera del 2010, la asociación Les amis de Hergé editó un ejemplar especial, un hors série: Hergé nous dirait même plus...

El dossier, de 48 páginas, está dedicado exclusivamente a entrevistas concedidas por Hergé. Tienen el valor de ser poco conocidas y, muy importante, no están adulteradas ni corregidas. Doy una breve explicación de las cinco entrevistas.

Entrevista epistolar - 1966: es la reproducción, en tres páginas, de la respuesta escrita de Hergé a 10 preguntas realizadas por Jean-Pierre Maillez. Tenemos la reproducción de la carta (mecanografiada) original, con el membrete de los Studios Hergé.

Entrevista sobre el tema espacial - 1969: poco después de que el hombre pisara la luna, era imperativo hacer una charla con Hergé, que pocos años antes había creado la aventura lunar. La entrevista es cortita, de apenas dos páginas.

El hombre que hay tras el nombre - 1978: Frédéric de Lys se propuso hacer una obra en la que entrevistara a fondo a veinte personalidades belgas. Obviamente, uno de ellos fue Hergé. La entrevista, de seis páginas, es muy intímista y contiene preguntas comprometidas: el papel de la mujer, Pinochet, religión...

Quatre à quatre - 7 de enero de 1979: sin duda el punto fuerte de todo el dossier. Se trata de una entrevista concedida a la radio belga en 1979. El programa duraba la friolera de cuatro horas y el presentador, Jacques Mercier, consiguió que Hergé accediera a la invitación. Esta entrevista ha podido ser recuperada gracias a un fan, Jean-Pierre Verheylewegen. Este chico (ahora ya talludito) pasó las cuatro horas de programa pendiente del transistor con un magnetófono, registrando toda la conversación. El resultado es una transcripción de veinte páginas de entrevista.




Entrevista a la televisión belga - 9 de enero de 1979: solo dos días después de la anterior entrevista, Hergé concedió otra interview a la televisión belga. Son diez páginas donde se habla, entre otras cosas, del deseo de Hergé por reencontrar a Tchang (por esas fechas llevaban cuarenta años sin verse) o de la visión que tiene el dibujante sobre el arte contemporáneo.

Conclusión: lo sustancial de todas estas entrevistas ya ha sido recogido por numerosos libros, pero de manera dispersa, a modo de cita. Este dossier brinda al aficionado la oportunidad de tener, íntegras, todas esas charlas. Un documento excepcional y casi diría que imprescindible.


FICHA TÉCNICA:

Hergé - Nous dirait même plus...

Les amis de Hergé, Hors série - printemps 2010

Idioma: francés.

Páginas: 48

Tapa blanda.

lunes, 15 de abril de 2013

La isla de Pulau-pulau Bompa


© HERGÉ/MOULINSART 2013.

¡Alto! ¡Stop! Para seguir esta entrada es necesario tener delante el álbum Vuelo 714 para Sidney. Así que, si sois tan amables, id a buscarlo a vuestra estantería que aquí os espero.

¿Ya? Bien, os propongo una ruta turística por la isla de Pulau-pulau Bompa. Os propongo, partiendo de la ilustración de la página de presentación, localizar donde sucede cada acontecimiento y, de paso, poner a prueba (otra vez) la coherencia de las localizaciones. Os advierto que (lamentablemente) no hay bibliografía sobre esto, de modo que afrontaremos el reto con nuestra capacidad de observación como única herramienta. Por lo tanto, estad especialmente vigilantes a posibles errores de interpretación por mi parte. Todo aporte e incluso corrección será  bienvenido. ¿Empezamos?

El aterrizaje en la isla del Carreidas (16 a 18) no presenta dificultad. Al aterrizar, la playa queda a la izquierda del avión, quedando a su derecha el bosque frondoso. Es importante observar que la puerta de salida de los pasajeros se sitúa a la izquierda, de modo que Tintín y compañía bajan del avión por el lado de la playa (18e1). Es en esa zona donde hace su aparición Rastapopoulos, así que, sin miedo a equivocarnos, podemos señalar en el mapa 21a2 con cierta precisión (en la viñeta, el Carreidas aparece más retrasado porque los secuaces del villano llevan ya un rato empujando el avión hacia atrás).

© HERGÉ/MOULINSART 2013.


© HERGÉ/MOULINSART 2013.



Y ahora un detallito de los que nos hacen disfrutar. ¿Véis esa gran roca en la playa de 22a2? Correcto, es la misma  roca que aparece en el dibujo general. Así pues, tampoco aquí hay confusión posible, y señalamos la ruta exacta por donde nuestros amigos inician su andadura hacia el bunker.




Las localizaciones que siguen son aproximadas. Los personajes hacen el camino por una cuesta, por una pendiente que sube, con lo que podemos suponer que se adentran en la vegetación por la parte central, y no por la periferia. Marcar la ubicación del bunker en 22c3 creo que es bastante aproximado. Al escapar del calabozo, Haddock y Tintin parecen desandar el camino, puesto que la pendiente es ahora descendiente. En un momento dado, los personajes hacen un alto en unas rocas y ven, desde la altura, como los hombres de Rastapopoulos desmontan la pista de aterrizaje. Desde la óptica de los personajes, la pista queda a la izquierda. Esto nos va como anillo al dedo para marcar 29c1 en la gran roca del dibujo general.

© HERGÉ/MOULINSART 2013.

A continuación se suceden los acontecimientos, todos por los alrededores de la zona de los bunkers: huida con Carreidas, el tiroteo con Allan, bajadas y subidas. En las páginas 37-38 los personajes ascienden, e incluso vemos trozos de mar, cosa que significa que estás muy abajo...o muy arriba, como es el caso. Finalmente, llega el momento de descubrir la entrada secreta, el subterráneo. Creo que es razonable señalar en el mapa 39, justo donde hay una gran roca dibujada. Ahí, Allan y compañía tienden una emboscada a nuestros amigos y un miembro de la banda es enviado a buscar refuerzos. Esos refuerzos, sin duda, están en la playita donde hay algunos pesqueros, en 42c1.


© HERGÉ/MOULINSART 2013.

Hergé insinúa que toda la isla está plagada de accesos (Tornasol y compañía acceden al subterráneo por una entrada diferente) a una infraestructura colosal, del tamaño de toda la isla. Los personajes, como si fueran en metro (el ejemplo es muy adecuado) se desplazan en dirección al volcán por unos inquietantes pasillos, donde, al igual que en El templo del sol, las paredes irradian una especie de luz.

En la página 43 se hace mención al calor. Los personajes han llegado a la vera del volcán. El verdadero secreto empieza ahora, esa figura es la puerta a la verdadera llave del misterio. Tintín toca el ojo derecho de la figura, como ya hizo en El templo del sol el gran sacerdote (61D).


© HERGÉ/MOULINSART 2013.

Efectivamente; esa gruta da acceso, por un lado al templo (?!) y por el otro al antiguo volcán...

...pero desgraciadamente, nos quedaremos sin conocer el misterio. El volcán está a punto de entrar en erupción y los personajes emprenden la huida. Salen al exterior y marcamos 55c3 en el dibujo general. Presumimos que ahí debajo hay todo un misterioso templo, donde grandes secretos iban a ser revelados.




Finalmente, el platillo recoge a los personajes en el viejo cráter y el volcán entra en erupción.


(Edición con la corrección que hemos descubierto en los comentarios)


© HERGÉ/MOULINSART 2013