Stratonef H22

Web no oficial sin ánimo de lucro. Todas las imágenes son propiedad de Hergé/Moulinsart.

sábado, 28 de julio de 2012

Tout Hergé

Tout Hergé, de Stephane Steeman.

"El coleccionista suele estar mal considerado; se burlan de él y a veces es motivo de envidia. Pero es gracias a él que las cosas sobreviven. Los autores son también un poco conservadores de sus cosas. Hergé lo era." --- Stephane Steeman

Era Junio de 1985 cuando Stephane Steeman fundó la asociación Les amis d'Hergé. Justo seis años más tarde, el 8 de junio de 1991,  se inauguraba en Bélgica la exposición Tout Hergé con la colección privada de Steeman. Este libro es el catálogo de esa exposición. Para que os hagáis a la idea, es el mismo caso de Jordi Tardà, cuya exposición en el año 2007 dio pie a un libro que es preciado objeto de coleccionistas por su limitada tirada. El Tout Hergé, a pesar de ser publicado por Casterman, corrió la misma suerte y está fuera de catálogo.

Unas bellas cucharas de Tintín.
Siempre es agradable echar un vistazo a las piezas de un coleccionista, incluso de los más modestos. Pero el catálogo de Steeman es abrumador por la calidad de sus adquisiciones, fuera del alcance de los aficionados de a pie. Steeman llegó a entablar amistad con Hergé y ha tenido acceso a planchas originales, dibujos, innumerables dedicatorias... Solo decir que hace pocos años, los herederos legales de Hergé se hicieron con buena parte de la colección de Steeman. Hay piezas de un valor único, incalculable.

A lo largo de las 64 páginas del libro vemos desfilar objetos de un valor económico y estético estratosférico: cucharas, ediciones antiguas, dibujos del maestro de los años 20, maquetas de Moulinsart, puzzles de edición limitadísima que son auténticas joyas, teléfonos de juguete, marionetas con su teatro, discos, calendarios...


Rara maqueta de la entrada de Moulinsart.


¿Estamos ante un “imprescindible” de la biblioteca del tintinófilo? En mi opinión no. Un catálogo nada tiene que ver con los detallados estudios sobre la obra de Hergé de Peeters, Soumois, Goddin, Apostolides y compañía. Pero cuando uno se adentra en esta maravillosa afición, tarde o temprano acaba mirando de reojo el mundo del coleccionismo. Eso no significa que vaya a convertirse en uno de ellos, pero echar una mirada es inevitable. De modo que, en el camino del tintinero, tarde o temprano se acaba adquiriendo un catálogo de este tipo para admirar alguna colección. Y puestos a elegir uno, me quedo con el de Steeman, el coleccionista de los coleccionistas. Tout Hergé es un catálogo delicioso, un libro a tener en cuenta.


FICHA TÉCNICA

Tout Hergé, de Stephane Steeman

Editor: Casterman (1991)

Dimensiones: 23 X 31 (Tapa dura)

Páginas: 64

Idioma: Francés.

ISBN:  2-203-00406-1 (existe una edición Princeps de este catálogo)
 



video

miércoles, 18 de julio de 2012

Re-mi

Pentagrama musical.

Dicen que las brujas no existen, pero “haberlas haylas”. Lo que vamos a analizar a continuación es uno de los elementos subliminales más alucinantes de la obra de Hergé. ¿Es todo fruto del azar? Lo dejo a vuestro criterio pero, casualidad o no...ahí está.

Las joyas de la Castafiore. Un episodio donde el aspecto musical está muy presente. Una cantante de ópera, su pianista, gitanos con guitarras...Durante la lectura del álbum, en diversas ocasiones, en la parte superior de las viñetas aparece un pentagrama musical con sus correspondientes notas musicales. En principio, un lector normal no presta especial vigilancia a la disposición de las notas del pentagrama. Pero Frederic Soumois y Benoit Peeters sí lo han analizado (sobretodo el primero).


Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Según Frederic Soumois, Hergé utiliza la notación del pentagrama musical para hacerse presente en los momentos de un mayor suspense. Se indican toda una serie de viñetas donde las notas musicales empiezan o terminan por “re-mi”, coincidiendo siempre con momentos de máxima tensión o de resolución de una situación.


Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

Traduzco un extracto del libro Dossier Tintin; Soumois tiene la palabra:

Estas rupturas designan claramente al autor, Georges Remi (Re-mi), en los momentos de un más álgido suspense. Uno podría pensar en una casualidad si todas las otras secuencias con notas musicales del álbum, que no presentan ninguna situación de suspense, no estuvieran desprovistas de esta sucesión de notas.[...] La notación musical sirve al autor para reafirmar, en una filigrana, su omnipresencia en el relato.

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

En la viñeta 53D1, la última con pentagrama del álbum, las dos primeras notas vuelven a ser “re-mi”...

Bibliografía:

Les Bijoux de la Castafiore  de Hergé, (páginas 19,20,43,44,50,51,52 y 53), Casterman (1963).

Dossier Tintin de Frederic Soumois, (páginas 278-279), Jacques Antoine (1987).

Les Bijoux Ravis de Benoit Peeters, (página 202), Les impressions nouvelles (2007).

viernes, 13 de julio de 2012

Kih-Oskh

 
Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart.

La versión a color de Los cigarros del faraón perdió un bonito matiz respecto a su versión original en blanco y negro. El emblema de la hermandad criminal, el símbolo que llevan los personajes estampado en el pecho, era personalizado para cada individuo. Cada miembro de la hermandad tenía su propio emblema.


Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart. Versión a color de 1955.

Imágenes propiedad de Hergé/Moulinsart. Versión original de 1934.

Van Opstal, en su fenomenal libro Tracé RG, nos facilita una gráfica con los diferentes símbolos de la hermandad.  La versión a color, además de perder este bonito detalle, incurre en algunos errores, apareciendo algunos personajes con el emblema modificado en una misma secuencia.


Los diferentes emblemas de la hermandad criminal.
 
Se trata de una esfera dividida en dos mitades, que gira en el sentido de las agujas del reloj. Falta el noveno símbolo, el del líder, que no pudo asistir a la reunión...(54C1). Es el símbolo más ortodoxo, el que aparece siempre en la versión a color y engloba a todos los demás.